Shinrin Yoku

En el año 1982 la Agencia Forestal de Japón inició los “Baños de Bosque” conocidos como Shinrin Yoku (森林浴), fundamentadas en los estudios del fisiólogo Yoshifumi Miyazaki, de la Universidad de Chiba (Tokio), y el inmunólogo Qing Li, de la Escuela de Medicina de Tokio.

Los estudios de estos y otros reputados científicos han demostrado que los baños de bosque, proporcionan notables mejoras a la salud de los que los practican. Concretamente se ha demostrado su eficacia en la reducción de estrés, reflejado en la drástica disminución de cortisol al cabo de practicar esta actividad; del mismo modo se ha constatado, en los practicantes de esta actividad, el aumento de los linfocitos ‘nk’, responsables de la lucha contra las infecciones y las células cancerígenas.

_JGB6145
Camino para la práctica de Shinrin Yoku en la Sierra de Aracena

Concretamente, se han constatado efectos de los baños de bosque en:

  • Reducción de la tensión arterial
  • Mitigación del estrés
  • Mejora de la salud cardiovascular y metabólica
  • Reducción de los niveles de azúcar en sangre
  • Mejora de la concentración y la memoria
  • Ayuda a combatir la depresión
  • Mejora en el umbral del dolor
  • Potenciación del sistema inmunitario
  • Aumento de la producción de proteínas anticancerígenas (perforina, granzima A y granulisina)
  • Mejora de la forma física
_JGB9816
Los colores y los aromas de las flores de estas sierras son parte de los baños de bosque

Si bien el sólo paseo por la naturaleza repercute en la salud, hay toda una serie de actividades y ejercicios que nos ayudan a mejorar nuestro aprovechamiento del baño de bosque y que conocen perfectamente aquellos que ya practican esta actividad y que nos servirán de guías a la hora de escoger los lugares apropiados para cada época, para cada tipo de practicante y según las más diversas necesidades.

La práctica del Shinrin-Yoku no requiere de una forma física especial, los primeros paseos suelen ser de corta distancia y basta con llevar calzado y ropa adecuada para sentirnos cómodos en el bosque. Es especialmente recomendado para aquellas personas que viven y trabajan en medios muy urbanos, que pasan muchas horas bajo techo y frente a la luz de las pantallas, que no tienen unos hábitos saludables de caminar (no andar), o de alimentación.

 

Anuncios